martes, 16 de febrero de 2010

si acaso no lo sabes

vete si tienes prisa, vete
no soy de dos minutos y ya
todo lo que puedas hacerme
lo han intentado los demás.

No me gusta que me llames
si no me puedes nombrar.

Date cuenta: en este cuarto
no se tiende la cama,
la luz no se enciende,
ni el orgasmo se regala.

Puedo parecer tu amante
en realidad soy tu esclava

Si te cuento mi historia
podrías ser mi aliado
no necesito caricias
para que te sientas amado


Yo más que desnuda,
nací llorando.

Tengo poco para dar
si no te lo mereces
te quitaré lo que tienes
más lo que me debes

No me beses si no sabes
no me culpes si no puedes.

leeré tu mano,
esta línea no miente:
volveremos a separarnos
en el día de mi muerte.

Madame Hipocrecía.

De un tiempo hasta aquí,
el invierno se ha cambiado.
las lágrimas como el mar,
hacen surcos
como la cal.
Este verano glacial
que no disfruté,
que no compartí.
cuando el mentir
no engendra un engaño.
se puede hasta dormir
en los bares, en los baños,
con el fin de aplacar
las quejas hormonales
en las miradas de un extraño.
ya no me doy cuenta
si el infierno espera por mí
o es el cielo este sótano
de cerveza y cigarrillos mentolados .
No disfruto si no estás
pero te cambio por otros
para poder encontrar
lo que no tienes en ninguno
de los demás...
con la promesa
de no repetir,
el juramento
de no transiguir,
de no perdonar
no alcanza para evitar
que al fin y al cabo, al final
mi juventud se irá
de juerga con todos.