miércoles, 28 de abril de 2010

Sentimiento

Es hermoso cuando se ama...
es hermoso!
acunarse la mirada
con sus ojos.
Agotarse de besos
tormentosos..
anidarse en la calma
dormida del otro.
Mirárle y soñarle el alma
y desnudarle todo...
cuando llegue, animarse,
cuando llegue depronto.
Sentir que se es parte
de sus hojas de Loto.
Amarse es darse,
y darse es poco.
Es hermoso amarse,
bridándolo todo..
ser alguien para alguien,
amigo y apoyo.
vivir, no sólo existiéndo,
sin buscar el modo...
Darse y darse,
quedarse en el otro.
rumiándo la sombra
olvidándo el rostro.
oírle con cantos,
livianos, sonoros.
Plagiarle los besos,
perfume en sus poros..
beber de su cuerpo,
y ser dos y uno solo.
Tenerle es verano,
de sol, perla de oro.
Tenerle es bello,
tenerle es loco.
Tenerle es amarle
y amar...
es tan hermoso!

domingo, 18 de abril de 2010

Hastío gris de una esperanza

Le he esperado tanto, que cuando llegue quizás no sepa que decirle, por lo mucho que ya he hablado, talvez esté acostumbrada a mi misma que no lo acepte ni lo necesite a mi lado. Esté tan vacía que no tenga que darle. Puede que me haya ilusionado tanto y ya no pueda soñar con sus manos, ni besárle. Quizás me haya caído tantas veces que no quiera levantarme; Haya perdido las fuerzas para tratar de surgir de nuevo y sólo pueda conformarme; haya llorado todas mis lágrimas, haya pasado tantas noches en vigilia que cuando llegue, esté dormida y cansada.
Talvez llegue, pero cuando llegue, mis manos estén frías y no lo pueda acariciar. Mis párpados caídos y no lo pueda mirar. Se me haya cansado la piel con las pasadas estaciones y esté acostumbrada a mi soledad.
Puede que cuando esté aquí, cuando llegue, no podré llorar, no podré sentir. Habré muerto tantas veces, que no me interese vivir. No sabré si agradecérselo, no sabré que hacer con ese sentimiento ya tan perdido para mi.
Puede que cuando vea su llegada, haya dado tanto ¡tanto! que esté descansándo mi alma.. entonces, cuando venga, quizás entonces... le pediré mejor que se vaya.




jueves, 8 de abril de 2010

El espejo.

Cansada de estirar el corazón
para que alcance;
durmiéndo en camas ajenas.
despegándo del cuerpo
el deseo con el tener,
y que aguante.
Tu no haces el amor,
pero lo sabes maquillar.
yo lo hago con quién amo
igual, me lo paso mal.
Tu dices que el sexo
no tiene que ver
más que con la piel.
Yo pienso que dormir,
no es igual que despertar con él.
Tu te la juegas, gitana
mirada atenta, labios rojos,
leyéndo manos de extraños
analfabétas de tus ojos.
Casi no me acuerdo más de mí
ser mirada, ser deseada así.
ya ves, con los niños
y tanto que hacer
se me va el día hasta la vejez.
me haces recordar
que una vez fuí mujer.
Tu obtendrás lo que des,
cuando tu juventud esté en pedazos
por la calle esparcida.
o descansarás en recuerdos
una vida tranquila.
Mientras llevas un guapo de tu mano
lazarilla de sus desvelos,
Yo me aburro en los brazos
del hombre a quien quiero.