jueves, 8 de abril de 2010

El espejo.

Cansada de estirar el corazón
para que alcance;
durmiéndo en camas ajenas.
despegándo del cuerpo
el deseo con el tener,
y que aguante.
Tu no haces el amor,
pero lo sabes maquillar.
yo lo hago con quién amo
igual, me lo paso mal.
Tu dices que el sexo
no tiene que ver
más que con la piel.
Yo pienso que dormir,
no es igual que despertar con él.
Tu te la juegas, gitana
mirada atenta, labios rojos,
leyéndo manos de extraños
analfabétas de tus ojos.
Casi no me acuerdo más de mí
ser mirada, ser deseada así.
ya ves, con los niños
y tanto que hacer
se me va el día hasta la vejez.
me haces recordar
que una vez fuí mujer.
Tu obtendrás lo que des,
cuando tu juventud esté en pedazos
por la calle esparcida.
o descansarás en recuerdos
una vida tranquila.
Mientras llevas un guapo de tu mano
lazarilla de sus desvelos,
Yo me aburro en los brazos
del hombre a quien quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario