miércoles, 26 de mayo de 2010

La libélula y el sauce.

Adiós, le dijo el jilguero a la golondrina...
adiós!
voló alto y en el cielo dibujó un corazón.

Adiós, le dijo el anciano a la esperanza,
y se sentó en la cripta de sus años.
y la esperanza lo abandonó.

Adiós! le dijo el joven a su suerte,
en medio de fichas y copas en el mostrador.


Adiós! gritaba el suicida a la vida,
con un revólver cargado, en el callejón.

Adiós! Carraspeaba el tirano,
al poder absoluto que alguien derrocó.

Adiós! lloraba el lirio a la espiga,
bajo el sol ardiente que lo marchitó.

Adiós, Adiós!

Adiós, dijo la libélula erránte,
a un hermoso sauce bañado en flor.
Moriré de amor y frío esta hermosa tarde...
Mas el sauce, indiferente, no la escuchó...

No hay comentarios:

Publicar un comentario