martes, 11 de agosto de 2009

Mi lobo estepario

Yo no te amo.
las cenizas que dejaste se esparcieron como un reguero de estrellas en la noche desierta.
mis fuerzas se fueron con las cenizas.. sentada sobre este monumento de arena, pienso en ti, como si fueras un terrible presagio.. La mirada se pierde en la el paisaje gris.
He llegado tan cansada a ningún lado! En cada momento el desenlace se acercaba a susurrarme al oído maldiciones antiguas, letanías; recordándome una soledad absoluta.. advertencias de ancestros, maldiciones gitanas.. No las escuché.
Yo no lo amo les grité y el eco rebotó en la soledad como una lágrima en la penumbra.
Un trueno desgarró el cielo de cemento con manchas de estrellas de plata, que colapsaron a mis pies..
Los escombros de la caída golpearon con estruendo mis recuerdos y quise correr..
no te amo.. ¡pero cuánto te he necesitado! con un egoísmo puro, de hierro que no quiero reconocer. Soy un demonio envuelto en sonrisas, haré daño si puedo .
Con tu permiso te mataré despacio con caricias de pecado, te hablaré de bosques mientras
te hundo en una mazmorra de inseguridad y miedo, donde llorarás desolado... hasta entender que...
Yo no te amo
El llanto de esta princesa guerrera no te dará trabajos. Cinco lunas más y todo habrá terminado..
Volverás a tu mundo y yo a mi estrado. Espera solo este tiempo, no me odies si te extraño..
El peso de este sentimiento que no he desifrado, me llena de grietas el corazón destrozado.
De rodillas sobre la cripta de un joven soldado Juro olvidar tu sonrisa, mi cruel lobo estepario.













No hay comentarios:

Publicar un comentario